Elisewin

por Tomás

Elisewin no tiene miedo a morir.
Tiene miedo al miedo
que le brota dentro:
un terror blanco naciendo
dentro de Elisewin.

Fue una cantinela,
fue un batir de alas,
por sus ojos negros
se le escapa el alma.

Alfombras y tapices
abortando sobresaltos.
Las puertas y ventanas
nunca hicieron un mal gesto.

Pero en su cama de algodón
un pensamiento:
quién vendrá hoy,
el sueño o el miedo.

Anuncios